food honeycomb agriculture bee

Tecnología Suiza para salvar a las abejas

«Según informa el portal Swiss.tech, Vatorex, una start-up fundada en 2016 por el estudiante de ETH Zurich Pascal Brunner y su padre, un experimentado apicultor y biólogo. El producto principal de la empresa funciona como una «sauna para abejas».

Las bobinas calefactoras están incrustadas directamente en las bases de cera y mantienen una temperatura de 42 ° C durante períodos de tres horas, matando así a los ácaros Varroa, los enemigos más peligrosos de las abejas. Según el Servicio de Salud Apícola de Suiza, solo en Suiza una de cada ocho colonias de abejas no sobrevivió al invierno 2019/2020.

Los ácaros de Varroa llevan bacterias y virus a las colmenas y pueden acabar con colonias enteras. Las barras de calentamiento Vatorex matan a los ácaros, mientras que las abejas sobreviven al tratamiento térmico sin sufrir daños y pueden desarrollarse libres de plagas. Según los fundadores de Vatorex, esta es la primera solución que no utiliza ningún producto químico. Además de su sistema de barras de calor antiácaros, Brunner y su equipo han desarrollado una aplicación que recopila datos de los apicultores y los evalúa electrónicamente. La aplicación de abejas ayuda a los apicultores a comprender la fuerza de la colonia, el desarrollo de la cría y los patrones de cría de la reina. Las actividades del enjambre se pueden rastrear con un mapa meteorológico interactivo que ayuda a tomar siempre los pasos correctos para manejar a las abejas.

Solo en Suiza hay casi 170.000 colonias de abejas, que son atendidas por 17.500 apicultores. El objetivo de Vatorex es ser utilizado en tantas operaciones de apicultura como sea posible en Suiza y más allá. Actualmente, la empresa tiene clientes en 14 países europeos y ahora se está expandiendo a Nueva Zelanda. En 2022, lanzará una nueva tecnología basada en la investigación actual.«

road fashion man sunglasses

Delaminación por ultrasonidos, la nueva técnica más rápida y ecológica para el proceso de reciclaje de baterías.

Según informa EcoInventos «Los investigadores que trabajan en el proyecto de la Institución Faraday sobre el reciclaje de baterías de iones de litio (ReLiB) en las Universidades de Leicester y Birmingham han resuelto un reto crítico en la recuperación de los materiales usados en las baterías de los vehículos eléctricos al final de su vida útil, permitiendo su reutilización en la fabricación de nuevas baterías.»

Este nuevo método de reciclado no solo es más rápido que los utilizados actualmente, si no que al emplear los ultrasonidos los residuos tienen una mayor pureza. Curiosamente, al prescindir de los actuales métodos que emplean ácidos para extraer estos materiales, el proceso es infinitamente más ecológico y reduce su impacto ambiental a niveles impresionantes.

Este método de reciclado también supone un gran avance para el reciclado de baterías en general, no solo de vehículos eléctricos, si no que también ayudará a minimizar el impacto de los productos de alta tecnología como portátiles o smartphones.

Desde estas Universidades confirman que ya están en conversaciones con varios fabricantes de vehículos eléctricos y baterías y que buscan implantar esta tecnología de reciclado este mismo año en varios lugares.

china-2122934_1920

China mandará una sonda a la luna para recolectar muestras

El 24 de noviembre se lanzará el cohete Long March-5 desde el Centro de Lanzamiento Espacial Wenchang.

La sonda Chang’e-5 plantea recolectar aproximadamente 2 kilogramos de muestras en su misión en una llanura volcánica situada en la cara visible de la Luna con el nombre de Oceanus Procellarum, que ya fue previamente explorada por la misión Apolo 12 de la NASA en 1969.

El vehículo de ascenso y el robot encargado de la recogida de muestras aterrizarán en una zona señalada de la llanura conocida como Mons Rumker. Mientras tanto los módulos orbitales estarán a la espera de la finalización de la misión en la superficie para devolver la sonda a la tierra cuando esta haya recogido las muestras.

Esta sonda está equipada con cámara panorámica (PCAM), radar de penetración del regolito lunar (LRPR) y un espectrómetro mineralógico lunar (LMS), con el fin de seleccionar las muestras a recoger.

De tener éxito esta misión convertirá a China en el tercer país en conseguir muestras de la superficie lunar, algo que no ocurría desde 1976.

Fuente: NASA