El propulsor iónico, el motor a las estrellas

La propulsión iónica nació de los conceptos desarrollados por el físicoHermann Oberth, esta tecnología consiste en conseguir propulsión mediante la aceleración de los iones para acelerarlos a velocidades muy altas utilizando un campo eléctrico.

Esquema del funcionamiento de un motor de propulsión iónica

Las velocidades de salida habituales suelen ser de 30 000 m/s, que es mucho mayor que los 3000 a 4500 m/s que obtiene un cohete convencional. Esto también sirve para reducir la cantidad de propelente necesario (generalmente xenón). Lo que hace a este tipo de motor el más eficiente de todos los creados.

Actualmente, esta tecnología ha conseguido salir de la teoría par demostrar su valía en misiones reales como la ” Misión Dawn” abre futuros proyectos de exploración utilizando esta tecnología. Sus ventajas son importantes. Para empezar, en los motores de iones son eléctricos la energía primaria la obtienen del sol mediante paneles fotovoltaicos, que es la forma habitual en la que se obtiene la energía en el espacio.




1 comment

Lacy 30 abril, 2019

Thank you for the excellent article




Leave a Reply

Your email address will not be published.


Comment


Name

Email

Url