Las nuevas leyes de protección de datos, finalidad oculta y daño directo de las mismas

En los últimos meses venimos viendo fuertes avances de gobiernos de países occidentales en materia de regulación de internet, creación de ficheros ciudadanos o supervisión de las redes, casi todas ellas amparadas en ''la seguridad nacional'' o en ''prevenir atentados terroristas'', aunque la realidad cada día comienza a superar a la ficción, por ejemplo en el caso de España, donde el Gobierno ha aprobado una nueva ley que entrará en vigor el día 7 de diciembre, conocida como ''La Ley de Spam Político'' que permitirá a los partidos enviar mensajes a cualquier ciudadano e introducir a los mismos en ficheros de bases de datos en función de su ideología política, Ingeniería social y control gubernamental 4.0 en todo regla. Aunque en el caso de España parece que será sencillo poder escapar del ''Big Brother'' gracias a un simple formulario creado con el fin de escapar de macro-programa de ficheros ideológicos del gobierno (Formulario-de-Acceso-Oposicion-y-supresión-de-Datos-1.pdf ).

En otros países como es el caso de Australia, las leyes gubernamentales pretenden prohibir la utilización de cualquier tipo de encriptación en las comunicaciones de los ciudadanos, nuevamente amparándose en la bandera de la ''seguridad nacional'', este lay pretendería al Gobierno de Australia acceder a las comunicaciones de cualquier ciudadano, catalogar las mismas y supuestamente ''prevenir acciones contra la integridad nacional y la seguridad de sus ciudadanos'', pero la realidad es que las agencias de seguridad de este país gozarían de un control total, sin filtros e ilimitado de todas las comunicaciones de los ciudadanos, incluyendo esta por supuesto los servicios de mensajería mas utilizados como Messenger, Whatsapp e E-mail, aquellos que no acaten la normativa, como podría ser el caso de Telegram o Protonmail, es desconocido que podría ocurrir con ellos, pero lo mas probable es que se procediera a restringir su acceso, aunque esta ley aparentemente no contempla la supervisión de las redes sociales de los ciudadanos.

Nada de esto nos termina de parecer extraño, a fin de cuentas otros países tienen ya leyes parecidas en vigor, por poner un ejemplo, en 2015 David Cameron propuso una ley similar en Reino Unido que otorgó tras su tramitación en 2016 poderes a la secretaría de estado para eliminar la encriptación de extremo a extremo de cualquier servicio de comunicación.

Aparentemente poco nos separa ya de la oficialidad y notoriedad de un Gran Hermano con ficheros ciudadanos bajo el recurrente paraguas de la seguridad nacional y la seguridad ciudadana, cualquiera podría plantearse dudas acerca de la veracidad y finalidad de estas nuevas leyes, así como su idoneidad política, e incluso algunos, los mas paranoicos sin duda, podrían llegar a plantearse estas leyes como el fin de las libertades individuales y otros muchos derechos como el derecho a la privacidad o el voto secreto. Incluso llegando a hablar de posibles elecciones fraudulesntas en el caso de España al entrar esta nueva ley en conflicto con el Artículo 53 del régimen electoral.




Leave a Reply

Your email address will not be published.


Comment


Name

Email

Url